• sexshopafrodita

Claves para alcanzar el orgasmo con un vibrador

Ya es hora de borrar de nuestra mente la concepción antigua de 'consolador': estos juguetes sexuales han evolucionado tanto hasta el punto de convertirse en joyas como los vibradores, un invento que ha supuesto un antes y un después en la sexualidad de muchas mujeres.

Han demostrado que incluso para las más expertas en lo que a sexo se refiere, los vibradores todavía pueden esconder alguna sorpresa. Dónde colocarlos, cuál es la velocidad más adecuada o qué se puede hacer exactamente con ellos son dudas habituales y lo cierto es que la mayoría de los vibradores no vienen con un manual de instrucciones. Además, si vas a gastarte el dinero en un juguete de este tipo, querrás estar segura de que la inversión merece la pena, ¿no?


Cómo tener un orgasmo con un vibrador

Esa es la pregunta que más se busca, aunque parezca mentira. Porque sí, todo el mundo te habla maravilla de ellos, has hecho una investigación a ver cuáles son los que tienen mejores valoraciones, te has comprado uno... ¿Y ahora, qué? Bueno, para resolver dudas, hemos creado esta guía independientemente de si eres nueva en esto de usar un vibrador o tienes ya una dilatada experiencia. Se trata de una guía basada en las recomendaciones que nos han dado expertas en educación sexual y mujeres que se dedican de manera profesional a diseñar este tipo de juguetes sexuales.


Cómo usar un vibrador 1. Comienza por encima de tu ropa interior

Comienza tu viaje jugando por encima de las sábanas o de tu ropa interior. Sus texturas aportarán un extra de diversión y te permitirán experimentar sensaciones nuevas sin sobreestimular demasiado el clítoris.

2. No te olvides de los labios

El clítoris es como un iceberg, esconde muchas más cosas que no se pueden ver a simple vista. De hecho, el clítoris se extiende por todo el interior de los labios mayores (los pliegues que rodean la vulva), por lo que acariciar toda esta zona con tu juguete puede ser muy gratificante.

3. Engáñate a ti misma

Cuando estés a punto de llegar al clímax, en lugar de aumentar la intensidad, redúcela un poco. Si sabes que un ritmo concreto hace que llegues al clímax, intenta alternarlo con otro ritmo. Si le das tiempo a tu cuerpo para disfrutar de una especie de montaña rusa de sensaciones, la fiesta final será memorable.

También puedes usarlo a distancia con la ayuda de tu pareja. Haz que tu chico ponga en marcha el vibrador y lo pare sin tocarte con la aplicación para el móvil que incluyen algunos modelos. O mejor aún, llévate el vibrador a la cena y deja que tu pareja “juegue” contigo.

4. Muévete sobre él

Túmbate boca abajo, pon el vibrador debajo de ti y muévete sobre él. Para evitar llegar demasiado lejos, haz que el vibrador y tus caderas se muevan al unísono todo el rato. Cuanto más te muevas, más puntos de tus zonas erógenas podrás explorar.

5. Úsalo con todas las partes de tu cuerpo

Los vibradores no solo se pueden usar con el clítoris y la vagina. También se pueden utilizar en aquellas partes del cuerpo en las que quieras sentir algo especial: en los pezones, en las mejillas durante el sexo oral… donde más te apetezca.

6. Utilízalo directamente sobre el clítoris

La manera clásica de utilizar un vibrador es hacerlo directamente sobre el clítoris y moverlo hacia adelante y hacia atrás o en movimientos circulares. Esta es la mejor forma de hacerlo si lo que te gusta es la estimulación directa o, si después de haber calentado un poco, quieres pasar al siguiente nivel de excitación.

7. Pasa a la penetración

Los vibradores también pueden estimular el punto G. Para ello lo más indicado es utilizar un vibrador con curvatura y moverlo como si te dirigieras hacia el ombligo o simular la penetración de tu pareja con movimientos hacia dentro y hacia afuera. Tú eliges.

8. Mejora el sexo oral

También se puede utilizar un vibrador para estimular el punto G, mientras tu pareja te acaricia con su lengua el clítoris. El hombre también puede disfrutar de las delicias de un vibrador utilizándolo en su pene o en la zona del perineo, mientras su pareja le practica sexo oral.

9. Penetración y estímulos externos

Utiliza un juguete curvado o los dedos para llegar al punto G e incorpora al juego un vibrador que estimule el clítoris.

También puedes hacerlo con un juguete que haga las dos cosas a la vez y así te quede una mano libre. Si acaricias dos puntos de placer de forma simultánea, automáticamente incrementarás la intensidad de las sensaciones.

10. Juega con los límites

Utiliza el vibrador por las zonas próximas del ano. Puedes hacer lo mismo con el de tu pareja. También es una buena manera de jugar antes de pasar a la penetración.

11. Prueba con la penetración anal…

Si utilizas un juguete que tenga una base grande para que no se pierda por ahí dentro y mucho lubricante, la penetración anal con el vibrador puede convertirse en una experiencia única, incluso para aquellos que tienen próstata.

12. …y con la doble penetración

Si disfrutas de verdad con la penetración, los vibradores son lo tuyo. Prueba a combinar la penetración vaginal con la anal si quieres experimentar el súmmum del placer. Da igual que utilices dos vibradores, un vibrador y un dedo, un vibrador y un pene… lo cierto es que la doble penetración es una experiencia increíble tanto si juegas sola como si lo haces acompañada. 13. Utilízalo para aliviar los dolores menstruales

Los vibradores sirven para mucho más que dar placer. Un hecho poco conocido sobre estos aparatos es que a algunas personas les ayuda a aliviar el dolor pélvico y vaginal durante las relaciones sexuales. Si sufres dolores menstruales, vaginismo, vulvodinia (dolor crónico en la zona que rodea ala abertura de la vagina) o cualquier otro tipo de dolor vaginal, a veces es bueno distraerse con algo antes de dar paso a la penetración o la masturbación.

14. Procura usar un lubricante

Recomendamos esto porque si bien, puede que lubriques mucho cuando estás excitada, los juguetes sexuales se pueden introducir mejor si usas lubricante. también ayudan en la excitación de otras partes del cuerpo, como los pezones y sobre todo, en la penetración anal.


Autor: womenshealthmag






1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo